Los choferes y controladores de los buses de la compañía de transporte Trunsa jamás se imaginaron que estando parqueados serían víctimas de robo.

Por lo general los asaltos a los pasajeros de buses ocurren durante el recorrido de las unidades, pero la tarde de este viernes 12 de enero fue diferente.

Un grupo de avezados maleantes que se movilizaban en un auto sorprendieron a los buseteros de la empresa en mención cuando se encontraban a la espera del turno en el estacionamiento de Ancón.

Apuntando con armas de fuego a quienes estaban presentes en el lugar se llevaron el dinero de seis buses parqueados.

Los conductores y sus ayudantes quedaron sorprendidos ante el hecho, uno de los choferes resultó herido cuando intentó poner resistencia. 


Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *