Halloween Costume ideas 2015
[ads-post]

Tres pescadores de Santa Rosa que estaban desaparecidos desde hace 2 semanas fueron rescatados con vida

“Mi corazón me decía que él estaba con vida y que en cualquier momento entraría por la puerta de la casa”, decía ayer María Lino, mientras abrazaba a su esposo, Teófilo Clemente, uno de los tres pescadores del puerto de Santa Rosa  que desde el pasado 18 de septiembre estaban desaparecidos y que la noche del domingo arribaron a sus hogares.

A las 21h00 de citado día, la mujer le rogaba a Cristo El Pescador que le devuelva a su cónyuge con vida, cuando fue alertada que Teófilo estaba llegando a la rada del puerto, la mujer junto a sus hijos corrieron hacia la playa para recibirlo.



“Al fin terminó este sufrimiento, han sido varios los días de angustia, todos mis familiares nos hemos pasado orando, Gracias a mi Dios que nuestros ruegos fueron escuchados”, dijo María.

Los pescadores Ángel Mejillón, de 58 años; Enrique Castillo, de 46 y Teófilo Clemente, de 60, quienes zarparon a sus faenas en la lancha “Ronald Steven”, sufrieron un daño en el motor de la nave cuando se encontraban a 55 millas.

Desde ese momento empezó la aventura por sobrevivir, Clemente, narró que tuvieron que racionar el agua y la comida que habían llevado para tres días, el objetivo era que todo aguante por más tiempo, mientras también oraban para que alguien les rescate, “sólo utilizábamos el agua para apenas saborearla”.
Cuando habían pasado cinco días de estar a la deriva, la corriente los llevaba a unas 90 millas mar adentro y fue entonces que la suplicas de los pescadores en su lancha y de sus familiares en tierra, dio resultado.

Un pequeño barco con tripulantes del puerto de La Libertad que iban a pescar cerca de las islas Galápagos, los rescató.

“No había señal de teléfono celular y el radio del barco tampoco tenía alcance de comunicación, estas personas nos ayudaron pero con la condición de no volveríamos de inmediato a tierra porque se tenía que completar primero el tonelaje de la pesca”, comentó Clemente.

LOS CREÍAN MUERTOS.
Por el tiempo transcurrido, que eran 14 días de estar perdidos en el mar, los demás pescadores de Santa Rosa ya los daban muertos.

“Siempre y cuando se mantengan dentro de la lancha, máximo hasta una semana se puede aguantar a la deriva en el mar, de allí para adelante la deshidratación te mata”, explicó Silvano Chichanda de la cooperativa pesquera del puerto.

Ayer los pescadores acudieron a la Capitanía del Puerto de Salinas a reportar lo que les había sucedido a las autoridades navales, después retornaron a sus respectivos hogares.

En la casa de María Lino le prepararon un caldo de” pichón de paloma” para Teófilo Y que recobre sus fuerzas, después de lo sucedido.


“Las abuelas nos decían que cuando alguien se siente débil hay que darle pichón”, explicó la mujer.     
Etiquetas:

Publicar un comentario

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Imágenes del tema: andynwt. Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget