Halloween Costume ideas 2015
[ads-post]

La Pesca en bongos y remos tradición que une a las familias comuneras de la Península.

“Allí está la mancha muchachos, vamos rápido que se pasa”, son los gritos de Augusto Guale, un comunero de Valdivia que junto a varios pescadores del sector norte peninsular se dedican a recorrer el perfil costero de la Ruta del Spondylus a la espera de observar los cúmulos de peces que pasan cerca de la orilla del mar.
Una vez escuchada la alerta de Guale, otro grupo de artesanos rápidamente bajan de un vehículo una pequeña embarcación que denominan “bongo” para de inmediato ingresar al mar remando, el objetivo es rodear el montículo de pez.
Mientras los hombres avanzan en la nave, estos van lanzado la red y una vez completado el medio circulo, les corresponde a los otros artesanos que están en la playa arrastrar la malla hacia la orilla, sí logran interceptar el paso de los peces se habrá obtenido muy buena pesca.
Este sistema de captura de peces pelágicos pequeños es de antaño y se mantenido de generación en generación a pesar de que en los puertos ahora la gran mayoría utilizan lanchas de fibra con motores fuera de borda de gran potencia y velocidad.
Guale indica que la labor que ellos realizan es la auténtica pesca artesanal porque ellos no utilizan ningún equipo tecnológico para la captura de peces “todo es al ojo, aquí no llevamos GPS ni motores a gasolina, nosotros navegamos de manera manual es decir apunta de remo, eso sí hay que tener buen músculo para ser rápido y rodearles a  los peces”, comentó Guale.
El “bongo” es una embarcación pequeña, edificada con madera de preferencia palo de balsa, su eslora no va más allá de seis metros, por un metro y medio de ancho, por lo general son los pescadores con conocimientos de carpintería los encargados de construirlos.
Se estima que en toda la provincia existen alrededor de unas 30 embarcaciones de estas características, la pesca que capturan estos artesanos una gran parte se utiliza para el procesamiento y elaboración de harina de pescado, otra parte se utiliza en el consumo humano de los comuneros.
Gustavo Suárez, otro de los pescadores cuya tarea es observar de manera permanente el mar e informar a sus compañeros que los peces están en la orilla, manifestó que no todos los días se puede efectuar capturas mediante esta práctica, por lo general siempre se lo hace en el día y cuando hay llovizna.
“Cuando llueve es segura la pesca porque los pescados corren a la orilla, es fácil verlos, se ven manchas brillosas, eso son peces”, comentó Suárez.
Los peces que más se capturan de esta manera son la sardina y el chuhueco, este tipo de pesca une a las familias comuneras que en un ambiente festivo realizan la actividad.
Etiquetas:

Publicar un comentario

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Imágenes del tema: andynwt. Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget